Vista

El bebé puede enfocar su vista mejor en aquellos objetos y personas cercanos a él, como tu rostro al alimentarlo. Puedes ver cómo observa a las personas a su alrededor y cómo sigue objetos brillantes mientras se mueven. Conforme vaya creciendo, su capacidad de enfocar la vista en objetos lejanos mejorará.

Para estimular su desarrollo visual, intenta realizar las siguientes actividades:

  • Carga a tu bebé de manera que tu rostro quede a unos 20 centímetros del suyo y comienza a hablarle con ternura. Una vez que tengas su atención, mueve tu cabeza lentamente de un lado a otro para que pueda seguirte con los ojos. Es posible que no pueda seguir tu rostro hacia el otro lado de su nariz sino hasta que sea más grande.
  • Siéntalo y sostenlo mientras lo miras directamente para que pueda hacer contacto visual. Cerciórate de que la luz no le dé directamente en los ojos: si es muy brillante, puede lastimar su vista.
  • Muéstrale patrones sencillos en blanco y negro durante sus primeras semanas en casa. En esta etapa, los bebés pueden ver formas y colores llamativos mucho mejor que los patrones sutiles o los tonos pastel. Puedes conseguir libros y recortes con patrones diseñados para bebés en librerías infantiles y tiendas de artículos para bebés.
  • Después de un par de semanas, muéstrale juguetes u otros objetos coloridos y brillantes. Muévelos lentamente frente a sus ojos para que pueda seguirlos.
  • Ponlo frente a un espejo y mira qué sucede. A los bebés les da mucha curiosidad ver su reflejo.

» Volver al inicio


 

Sonido

Tu bebé está al pendiente de los sonidos a su alrededor, y tu voz es una de las cosas que más disfruta escuchar.

Para estimular su desarrollo auditivo, intenta realizar las siguientes actividades:

  • Háblale lo más que puedas en un tono suave, tranquilo y alegre. Tal vez no pueda entender lo que dices, pero responderá al sonido de tu voz.
  • Cambia el sonido de tu voz variando de tono y volumen.
  • Canta o tararea una canción.
  • Enséñale nuevos sonidos, como juguetes musicales o sonajas.

» Volver al inicio


Tacto

Con tan solo el poder de tu tacto, puedes transformar a tu pequeño irritable en un angelito feliz. Acariciarlo suave y lentamente le ayudará a sentirse seguro y contenido.

Para estimular su sentido del tacto, intenta realizar las siguientes actividades:

  • Cárgalo o abrázalo con frecuencia. Que no te preocupe malacostumbrar a tu bebé durante los primeros meses: no hay tal cosa. Lo haces para ayudarlo a que se sienta seguro.
  • Obsérvalo y responde a sus gestos. Si quiere estar en brazos, parecerá relajado y cariñoso. Si se ve molesto, intenta cargarlo sin moverte o acuéstalo. A algunos bebés les gusta que los carguen y los arrullen lentamente cuando están molestos.
  • Muéstrale muchas texturas diferentes: toallas, pañales, peluches, agua o tu piel.

» Volver al inicio


Gusto y olfato

Una forma que tienen los bebés de explorar el mundo a su alrededor es meterse diferentes cosas a la boca. Eso se debe a que el gusto y el olfato le ayudan a aprender más acerca de su entorno físico.

Para entender lo que siente, ten en cuenta que:

  • Los recién nacidos reconocen el sabor y el olor de la leche de su mamá.
  • En estos momentos, no necesitas hacer mucho para estimular estos dos sentidos. Sus papilas gustativas están muy activas durante cada comida, y los olores frecuentes del hogar estimulan bastante su sentido del olfato.