Cuando pensamos en probióticos, lo más común en pensar en lo útiles que son para una buena digestión, pero además de eso, estos microorganismos benéficos también intervienen en el correcto funcionamiento del sistema inmune, cumpliendo una función importante en el tratamiento a la Alergia a la Proteína de la Leche de Vaca.

En el caso de la APLV, el probiótico que es de enorme importancia es el Lactobacillus rhamnosus GG (LGG), que ha sido estudiado en más de 300 ensayos clínicos, y ha mostrado tener beneficios en el manejo de la APLV.

Esto quiere decir que al consumir este probiótico, al sistema inmune de tu bebé se le facilitará ir aceptando la proteína de la leche de vaca y dejar de considerarla dañina o extraña al organismo, con lo que podrá superar el padecimiento en menos tiempo.