Es una actividad que favorecerá la coordinación ojo-mano de tu hijo y la percepción de su cuerpo. También promoverá el desarrollo del vínculo social y afectivo.
Es una actividad con muchos beneficios para tu hijo. Favorecerá el desarrollo de su mirada: fijación y seguimiento visual. También promoverá el vínculo afectivo madre-hijo.
Esta actividad ayudará a tu hijo a desarrollar su capacidad táctil, visual y auditiva. Además favorecerá su coordinación motriz y fortalecerá los músculos de su espalda y abdominales.