Acidez.

A medida que las hormonas del embarazo comienzan a relajar el músculo que separa el esófago del estómago es probable que sufras acidez. Tip: Come en pequeñas cantidades, no es recomendable consumir alimentos grasosos o muy condimentados como café o bebidas carbonatadas. Después de comer espera a hacer digestión antes de acostarte, también trata de mantener tu cabeza elevada cuando duermas. Bebe suficientes líquidos entre comidas, en lugar de durante la comida. Consulta a tu médico antes de tomar cualquier antiácido.

Hemorroides.

Las hormonas no sólo pueden alentar tu tracto digestivo causando estreñimiento, también pueden causar hemorroides. Tip: Manténte en movimiento y trata de no permanecer sentada o de pie por largos períodos de tiempo. Come mucha fibra, toma agua suficiente y ejercítate para mantener tu digestión regular.

Cambios en la piel.

Tu cuerpo produce aceites extra, que pueden darte el “resplandor” del embarazo o pueden generar brotes en tu piel. También puede que desarrolles pequeñas líneas como “telarañas” rojas en tu cara, cuello, brazos y pecho cuando el flujo de sangre hace que tus vasos sanguíneos se hinchen. Tip: Limpia tu cara regularmente y trata los brotes en tu piel como normalmente lo harías.Aprende más sobre cómo incrementar tu ingesta de fibra.

Flujo vaginal.

Es normal que secretes una delgado y blanquesino flujo vaginal, el cual puede aumentar durante el embarazo. También puede que experimentes picazón. Tip: Usa ropa interior de algodón y limpia el área vaginal con agua.

Várices.

Principalmente hereditarias, las várices se agravan durante el embarazo debido al aumento de peso, la disminución de la circulación de la sangre y peso del bebé en el área pélvica. Tip: Coloca tus pies lo más alto posible. Cuando te sientes, cruza tus tobillos en lugar de tus piernas. Haz ejercicio siempre (con la autorización de tu médico). También puedes usar medias de compresión.

Ganas de orinar frecuentes.  

A medida que el útero aumenta de tamaño, éste pone cada vez más presión en tu vejiga, lo que provoca que tengas necesidad frecuente de orinar. Tip: Limita tu consumo de líquidos en al noche, especialmente en las horas previas a acostarte.

Estreñimiento.

Las hormonas del embarazo pueden alentar tu tracto intestinal y causar estreñimiento. Tip: Toma agua suficiente y come alimentos ricos en fibra. Ejercítate para ayudar a regular tu sistema digestivo pero siempre acude con tu médico antes de empezar cualquier programa de ejercicio. Evita el uso de laxantes a menos que tu médico lo recomiende. Aprende más sobre cómo incrementar tu ingesta de fibra.

Sensibilidad en el pecho.

Las hormonas del embarazo pueden provocar hipersensibilidad en tu pecho. Tip: Usa un sostén con refuerzo, como los sujetadores deportivos, incluso de noche si es necesario.

Un consejo sano para tu embarazo.

Programa tu primer visita prenatal con tu médico. Es importante consultar a un médico tan pronto como te enteres de tu embarazo. La calidad de la atención que recibas puede ayudar al desarrollo de tu bebé y tu embarazo.

Consulta a tu médico.