Descubre qué alimentos deberás limitar o evitar durante el embarazo y la lactancia.

Limita o evita el consumo de los siguientes alimentos durante el embarazo y la lactancia:

Cafeína

Limita el consumo de cafeína a 200 mg al día, el equivalente de 1 o 2 tazas de café. Cuidado con las bebidas energéticas, pueden contener cafeína.

Infusiones

Están permitidas las infusiones de cítricos, jengibre, limón, naranja o rosa mosqueta (hasta 3 tazas al día), sin embargo, otras infusiones pueden tener efectos perjudiciales.

Alcohol

Todas las formas de alcohol, incluidas las bebidas destiladas, el vino y la cerveza, son peligrosas para la salud del bebé.

Alimentos precocinados

Los embutidos, los patés y las salchichas presentan un ligero riesgo de infección por Listeria.

Evita las aves de corral, los huevos y la carne cruda o poco hecha (como las hamburguesas, los filetes poco hechos y los huevos con la yema líquida) ya que pueden contener bacterias perjudiciales como salmonela.

Alimentos no pasteurizados

Evita los alimentos no pasteurizados (como la leche, zumos y quesos) ya que también pueden contener bacterias que causan enfermedades.

Pescados y mariscos

Durante el embarazo, deberás procurar comer dos porciones de pescado a la semana, una de ellas de pescado azul como salmón, sardinas o caballa. El pescado azul aporta ácidos grasos especiales, como DHA que contribuye al normal desarrollo del cerebro y los ojos del bebé. Sin embargo, debes evitar comer más de dos porciones de pescado azul a la semana, ya que puede contener contaminantes. Evita también comer marisco crudo y pescado con un contenido elevado de mercurio, como raya, pez espada y marlín. Limita la cantidad semanal de filetes de atún fresco a dos. Los alimentos se deben cocinar completamente para evitar infecciones.

Más información acerca de cuánto DHA necesitas cuando estás embarazada.

Consulta a tu médico.