Durante la semana 23 es posible escuchar los latidos de tu bebé. Promueve su crecimiento consumiendo una dieta correcta y fomentando el vínculo con tu pequeño/a.

¿Qué ocurre en esta semana? 

En esta semana, el médico puede escuchar los latidos del corazón de tu bebé, colocando un estetoscopio sobre tu vientre. En este punto, ya no es necesario un ultrasonido para escuchar el latido de tu bebé. Tu bebé sigue desarrollando sus habilidades motoras e incluso puede tocarse los pies y agarrar el cordón umbilical.

Tu bebé cada vez luce más como un bebé a término, aunque los órganos y huesos aún son visibles debajo de su piel translúcida. 

Su sistema nervioso se ha desarrollado a tal grado que ha empezado a controlar algunas funciones corporales. Durante esta etapa, tu bebé desarrolla miles de millones de células cerebrales. 

Ahora tu bebé tiene el tamaño de una papaya de 20 cm y pesa poco más de 455 gramos.  

¿Qué  puedes esperar durante esta semana? 

Puede que notes que tu piel se vuelve un poco más grasosa de lo normal, ya que los cambios hormonales pueden provocar que las glándulas sebáceas secreten más grasa.  Cuida tu piel y disfruta tu embarazo aún más con los siguientes consejos:

  • Cambia a un limpiador suave y sin aceite. El aceite extra puede provocar brotes en el rostro, por ello, trata con cuidado tu piel. Evita frotarte la cara, los astringentes y procura no irritar tu cutis. Cualquier cambio anormal, consulta con tu médico para que te oriente sobre el mejor tratamiento.
  • Consulta un dermatólogo en caso de brotes de acné, ya que no todos los tratamientos son adecuados durante el embarazo. 

¿Qué puedes hacer para apoyar tu embarazo? 

Toma al menos 2 litros de agua al día para mantener tu piel flexible. Mantenerte hidratada puede aliviar otros síntomas de tu embarazo, como el estreñimiento,  y al mismo tiempo, promueves el crecimiento saludable de tu bebé. Continúa comiendo suficientes frutas y verduras; no sólo son buenas para la piel, también para tu salud en general. 

Ahora que tu bebé puede escucharte, sigue platicando con él/ella. Una vez que nazca, tu bebé reconocerá tu voz y responderá a tus palabras.  Esto sienta las bases de un fuerte vínculo y una relación sólida. Motiva a tu pareja a que también se comunique con el bebé.

Consulta a tu médico de confianza para obtener mayor información relacionada a tu embarazo.