Alimentar a tu recién nacido durante las primeras semanas puede ser complicado. Aquí, algunas mamás revelan algunos tips que nos encantaría compartir contigo: 

Cuida de ti misma

• "Todo el mundo me dijo: duerme cuando el bebé duerma. Al principio me preocupaba no ser capaz de escuchar al bebé cuando se despertara, sin embargo, te sorprenderá que el sonido más sutil te puede alertar. También descubrirás de lo refrescante que llegan a ser 10 o 20 minutos de sueño. Dormir una siesta mientras mi pequeño dormía me relajó".

- Ana B.

• "Hay que cuidarse para sentirse más confiada acerca de la alimentación de tu pequeño bebé indefenso. Durante las primeras semanas, creo que lo mejor es dejar todo lo demás. Centrarse en descansar, comer bien y dormir siempre que pueda. Será más fácil para ti y estarás menos estresada si todo va como se espera".

- Valeria R.

Escucha a otros

• "Yo contraté a un asesor en lactancia que vino a mi casa y me ayudó a conseguir la caída de leche del lado derecho, dando el pecho desde el principio. Mi propia madre no tenía leche materna, por lo que no fue capaz de ofrecer muchos consejos. Estuvo bien, valió la pena tener a alguien allí que sabía exactamente lo qué hacía"

- Rocío F.

• "Yo había oído que puedes saber si tu bebé está recibiendo leche por escucharlo comer. Realmente es un sonido diferente del sonido de succión, como una pequeña exhalación".

- Yolanda M.

Alimentación para llevar

• "Obtén una de esas grandes botellas de agua y llévala contigo. Cuando te sientas lista para amamantar a tu bebé, ten la botella cerca, pues es probable que te de mucha sed".

- Marisol S.

• "Cuando alguien me preguntaba qué tipo de comida prefería, mi respuesta era: algo que pueda comer con una mano. La otra mano estaba ocupada mientras alimentaba al bebé".

- Carmen T.

Consulta a tu médico.