Tu bebé aprende a respirar en la semana 25. Sigue promoviendo su crecimiento con una dieta correcta.

¿Qué ocurre en esta semana? 

Tu pequeño/a ha estado muy ocupado practicando su entrada al mundo, haciendo movimientos respiratorios de hasta 44 veces por minuto. Sus cuerdas vocales ya funcionan también, listas para ese primer grito.

Tu bebé está desarrollando un horario de sueño. Igual que tú, tu pequeño tiene periodos activos y otros periodos de descanso. Es posible que su horario no coincida con el tuyo, seguramente ya habrás notado los enérgicos movimientos de tu bebé mientras tú estás sentada o inactiva.

De igual forma, su sistema circulatorio se sigue desarrollando. Sus capilares continúan formándose y llenándose de sangre.

Mientras tanto, el desarrollo de su cerebro le ayuda a estar más consciente de lo que pasa a su alrededor. ¡Tu bebé te puede responder con una patada cuando escucha tu voz! Desde las semana 10 de embarazo, los riñones procesan el líquido amniótico que ingiere tu bebé y lo elimina a través de la orina.

¿Qué puedes esperar durante esta semana? 

La acumulación de fluidos asociados con tu embarazo puede poner presión en los nervios de tus manos, provocando hormigueo y dolor conocido como síndrome del túnel carpal (CTS).  Sigue estas recomendaciones para aliviar el CTS y hacer que tu embarazo sea más cómodo:

  • Evita movimientos repetitivos que pongan presión en tus manos y muñecas, como escribir en la computadora. Utiliza un teclado ergonómico y limita el tiempo que pasas con el teléfono celular.
  • Descansa, eleva y ejercita tus manos. Descansa manos y muñecas sobre una almohada cuando sea posible o mantenlas elevadas para evitar que se hinchen. Realiza algunos ejercicios suaves como apretar el puño y después estirar los dedos o tocar cada dedo con el pulgar.

¿Qué puedes hacer para apoyar tu embarazo? 

Aunque no está mal satisfacer uno que otro antojo de vez en cuando, consumir una dieta correcta ayudará a cuidar tu salud y a fomentar el desarrollo cerebral y general de tu bebé. 

Un adecuado descanso e hidratación son importantes para ti y para tu bebé, por lo tanto, intenta dormir lo suficiente. Aunque tu bebé empiece a tener su horario para dormir, probablemente no sea el mismo que el tuyo. Puede que sientas que tu bebé se pone más activo cuando ya te vas a la cama. 

Cuando esto ocurra, dedica tiempo para acariciar suavemente tu vientre para conectarte con tu bebé a través de tu tacto. Puedes hacer lo mismo con la voz; tu bebé puede responder con algún movimiento. La música puede ser buena para ambos, ayudándolos a calmarse y relajarse,  lo que promueve un desarrollo óptimo.

Consulta a tu médico de confianza para obtener mayor información relacionada a tu embarazo.