text

Amamantando al bebé

Guía para la Lactancia

Cuando por fin llega el momento de conocer a tu bebé todo es felicidad, pero también hay algunos temas que te podrían causar un poco más de dudas, como su alimentación.

La forma ideal de alimentar a tu bebé es a través de la lactancia materna, pues durante los primeros seis meses de vida contiene todos los nutrientes que él necesita; además la alimentación al seno materno de forma exclusiva tiene grandes beneficios para ti y tu bebé.1

 

 Ventajas de la lactancia

La lactancia materna te ayuda a crear un vínculo afectivo especial con tu bebé, siendo una experiencia única y especial. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda iniciar la lactancia  en la primera hora de vida, idealmente al momento del nacimiento pues de esta forma se garantiza que reciba la primera leche o calostro que es rica en inmunoglobulinas o factores de protección; así mismo, el apego temprano aumenta la probabilidad de mantener la lactancia exclusiva.2

 

 Beneficios para el bebé

El vivir esta experiencia tiene grandes ventajas para tu bebé pues la leche materna es el alimento ideal. La lactancia apoya al sistema inmune el cual lo protege de algunas enfermedades infecciosas, respiratorias y/o diarrea; también se ha relacionado con reducir el riesgo de presentar enfermedades en el futuro como sobrepeso, obesidad y diabetes3

 

 Beneficios para ti

La lactancia promueve el vínculo entre madre e hijo lo que te va a permitir crear una relación única con tu bebé, además el amamantar a tu pequeño, disminuye el riesgo de presentar algunas enfermedades como depresión posparto, cáncer de mama o de ovario además de ayudarte a recuperar el peso ganado durante el embarazo .3

 

 Posiciones para la lactancia

Existen varias técnicas en las que puedes alimentar a tu bebé, es importante encontrar una posición cómoda y segura para los dos. Éstas son algunas de las posiciones más comunes que puedes tomar en cuenta y así usar la que más te acomode.3

  • Sentada: Puede ser que te sientas más cómoda sentada. Para esta postura apoya la cabeza de tu bebé en tu antebrazo y la mano en la espalda. El bebé tiene que estar en estrecho contacto con tu cuerpo, con la cabeza y cuerpo alineados frente al pecho y el pezón a la altura de la nariz. Acerca al bebé al pecho en lugar de desplazar el pecho hacia la boca del bebé3.

  • Biológica o natural: Ponte recostada boca arriba y colócate al pequeño sobre tu pecho, en contacto piel con piel. Deja que busque el pezón y se enganche por sí mismo, de forma espontánea. La cabeza del bebé apuntará en dirección del pecho3.

  • Acostada o reclinada. Ésta puede ser una posición bastante cómoda para las mamás que han tenido un nacimiento por cesárea porque el bebé no presiona sobre el abdomen. Comienza por recostarte de costado con el bebé a tu lado mirando hacia ti. Debes colocarlo de tal manera que su  nariz  quede frente al pezón. Usa el antebrazo para sujetar la espalda de tu bebé o coloca una manta enrollada detrás de él para ayudarlo a acomodarse cerca de ti y usa tu brazo para sostener su cabeza. Puedes sujetar su pecho con la otra mano3.

  • Posición de cuna. Sujeta al bebé entre los brazos, con la cabeza apoyada en el pliegue del brazo y su nariz frente al pezón. Usa la mano para sujetar las pompis de tu bebé. Gíralo de costado, para que su abdomen esté en contacto con el tuyo. Después, alza al bebé hasta tu pecho. Puedes sostenerte el pecho con la otra mano. Te recomendamos ponerte una almohada suave en la espalda para evitar tensiones3.

  • La posición de cuna cruzada. Esta posición es similar a la de cuna, pero aquí tú colocas los brazos en otra posición. En lugar de sostener la cabeza del bebé en el pliegue del brazo, usa la mano de ese brazo para sujetar su pecho. Con el otro brazo rodea la espalda del pequeñito. Sostén la cabeza, el cuello y el hombro de él con la mano en la base de su cabeza, con el pulgar y el índice a la altura de sus orejas3.

  • Posición de bailarina: esta postura es útil cuando tu bebé tiene problemas de agarre al pecho o reflujo. Coloca a tu bebé sentado de “caballito” sobre tu muslo con su cabeza frente al pecho. Con una mano sujeta al bebé por el cuello y los hombros y con la otra sujeta el pecho, igual que la barbilla del bebé mientras mama. Sujeta tu pecho con la palma de la mano y con los dedos medios, anulares y meñiques. Deja que la barbilla repose entre el pulgar y el índice y sujeta la mandíbula un poco hacia adelante para que haya mejor agarre.3 

  • Postura para amamantar dos bebés: Coloca una almohada a cada lado de tu cuerpo y una sobre las piernas. Coloca a cada bebé sobre una almohada al costado de tu cuerpo (debajo de cada brazo). De esta forma, las piernas de los bebés apuntarán hacia el respaldo de tu silla. Sujeta la espalda de cada bebé con la parte interna de tus antebrazos. Las cabezas de los bebés deben estar a la altura de los pezones y tus manos, sobre la parte posterior de la cabeza, para que puedas sostenerlos fácilmente.

 

 ¿Cómo es el agarre correcto?

Una vez que tu bebé este ubicado en algunas de las posturas anteriores, asegúrate de que el agarre al pecho sea adecuado:

  1. Asegúrate de que el bebé tenga la boca bien abierta y de que haya bajado la lengua antes de agarrarse al pecho3.

  1. Sujeta el seno con la mano, colocando el pulgar en la parte superior y los otros cuatro dedos en la parte inferior, separando bien el pulgar de los demás dedos para que la boca del bebé pueda introducir el pezón y la aréola para agarrarse bien al seno.
  2. Si sólo abarca el pezón, puedes presentar lesiones y dolor pues el agarre no está siendo el adecuado3.
  3. Desliza suavemente el pezón desde la mitad del labio inferior del bebé hacia el mentón para inducirlo a abrir la boca3.

  1. Cuando el bebé haya abierto bien la boca y bajado la lengua, acércalo rápidamente al pecho (no acerque el pecho al bebé). El bebé debe introducir en la boca tanta aréola como sea posible y se debe ver una mayor parte de la aréola sobre el labio superior que debajo del inferior3.

  1. Asegúrate de que la nariz del bebé esté casi tocando tu pecho (no apretada contra él), que tenga los labios orientados hacia fuera y que tú puedas ver y oír que está comiendo. Podrás darte cuenta si el bebé está comiendo observando el movimiento de la mandíbula inferior, la oreja e incluso la sien3.

Una vez que tu pequeño haya terminado de comer, puedes desprenderlo de tu pecho de forma sencilla. Inserta tu dedo en la comisura de su boca para detener la succión y desprenderlo de tu seno5.

 Apoyo durante la lactancia

Si necesitas ayuda después del nacimiento de tu bebé búscala lo antes posible. Tu doctor seguramente tiene información que puede ayudarte en caso de tener dudas o problemas para alimentar a tu pequeño. También vale la pena buscar a un profesional con formación específica como las asesoras/ consultoras certificadas de lactancia quienes saben bastante sobre este tema y pueden ayudarte con los problemas más comunes en esta etapa como el agarre al pecho, producción de leche y como alimentar a tu bebé con leche materna en caso de que sea prematuro.

Referencias:

RB-M-3618

Obtén 10% de descuento en tu primera compra

HERRAMIENTAS

GUÍA DE ALIMENTACIÓN

Conoce más >

VIDEOS DE ESTIMULACIÓN

Conoce más >

REGISTRATE

Únete al Club Enfabebé

Suscríbete a Club EnfaBebé para recibir información para tu bebé de acuerdo a su etapa

Recibe información de acuerdo a la etapa de tu bebé. ¡Regístrate gratis!

HOME PAGE POP UP

HOME PAGE POP UP

 

¡No pierdas la oportunidad de formar parte de Nuestro Club!