¿Qué puedo hacer para calmar a mi bebé?

Tener a un bebé que se encuentra todo el tiempo llorando, también es suficiente para hacer llorar a cualquier padre. Tu doctor puede proveerte de sugerencias para calmar los cólicos de tu bebé. Los siguientes métodos son normalmente de ayuda. Recuerda que cada bebé responde diferente:

Envuélvelo: Envolver a tu bebé en una delgada manta grande puede hacer que se sienta más seguro al recrear el ambiente de la matriz. Pregúntale a tu médico o enfermera cómo envolver a tu bebé para que no puede zafarse de sus brazos y piernas.

Intenta varias posiciones para sostenerlo: El contacto del cuerpo y el movimiento son calmantes. Para aliviar la flatulencia, acuesta a tu bebé sobre su pancita, boca abajo y frota suavemente su espaldita.
Sonidos calmantes: Recrea el ambiente del útero a través de música relajante, una máquina de ruido blanco, un ventilador o una grabación con el sonido de un latido del corazón.

Usa movimientos rítmicos: Movimientos constantes son calmantes. Cunéa a tu bebé mientras tú te meces en una silla, colócalo en un columpio o prueba un asiento vibratorio para bebés.

Cálmalo: Ayuda a tu bebé a encontrar su mano o los pulgares para chupar.

Masajea su piel: Los bebés aman el contacto de piel a piel y los estudios sugieren que los niños que reciben masajes con regularidad lloran menos.

Elimina alérgenos alimenticios potenciales: Si tu médico sospecha de alergia a la proteína de leche de vaca y estás amamantando, puede que tengas que eliminar los productos lácteos de la dieta de tu bebé. Consulta a tu médico para mayor información.

Recuerda que el cólico es temporal

El cuidado de un bebé con cólicos que llora mucho es agotador. Está bien pedir ayuda a los miembros de la familia, amigos, y a tu médico cuando comienzas a sentirte abrumada, o para colocar a tu bebé con seguridad en la cuna mientras te tomas unos minutos para relajarte. Tienes que hablar con tu médico si tu bebé aún muestra signos de cólico después de cuatro meses, es posible que algo más esté causando el comportamiento lloroso de tu bebé.

Consulta a tu médico.