¡El tejido óseo y estructura cerebral de tu bebé sigue desarrollándose durante la semana 13! Aprende cómo seguir promoviendo la salud de tu embarazo. 

¿Qué ocurre en la semana 13 de embarazo? 

Ahora estás en la primera semana del segundo trimestre de embarazo. ¡Has hecho un excelente trabajo promoviendo la nutrición de tu bebé! Ahora, tu pequeño/a es extremadamente activo, incluso si aún no puedes sentir sus movimientos. 

El tejido óseo del bebé se está formado en piernas, brazos y alrededor de la cabeza. Tu bebé ha empezado a generar orina, eliminándola en el líquido amniótico  y sus nervios, músculos y órganos ya son funcionales. Aunque los músculos de su boca no estén totalmente desarrollados, ¡es probable que tu bebé empiece a sonreír! 

En la semana trece de embarazo, la estructura cerebral llamada Corpus callosum sigue desarrollándose. Esta estructura es responsable de comunicar información entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro.

¿Qué puedes esperar durante la semana trece de embarazo? 

Es común que los cambios hormonales durante el embarazo puedan afectar tus conductos nasales, provocando congestión. Alivia esta afección y mejora la salud de tu embarazo con estas recomendaciones: 

  • Aplica calor a tu rostro. Coloca un paño tibio sobre tus mejillas, ojos y nariz varias veces al día para aliviar la congestión nasal. 
  • Mantén tu cabeza elevada cuando duermas con una almohada extra. 
  • Bebe mucha agua. 

¿Qué puedes hacer para apoyar tu embarazo durante la semana 13? 

¡Pronto serás mamá, no olvides cuidarte! Durante esta etapa del embarazo podría ser que necesites aproximadamente 300 calorías adicionales; haz que cada caloría cuente, seleccionando alimentos y haciendo colaciones saludables. Una alimentación correcta ayudará a tu sistema inmune, así como la salud general de tu embarazo. Pregunta a tu médico qué ejercicios puedes realizar, los cuales te ayudarán a mantenerte sana, fuerte y en forma. Asegurarte de consultar a un profesional de la salud experto en nutrición para apoyarte con un plan de alimentación adecuado para ti.

Asegúrate de dormir y descansar lo suficiente, ya que el embarazo puede provocar mucha fatiga. 

Si te preocupa algo en especial sobre tu embarazo, trata de solucionarlo lo más pronto posible. Los altos niveles de estrés no son sólo perjudiciales para ti, sino también para tu bebé; imagínate, ¡estás casi en la “luna de miel” de tu embarazo!

Consulta a tu médico de confianza para obtener mayor información relacionada a tu embarazo.