• Ten en cuenta que tu influencia en las experiencias del bebé marcará una diferencia en su temperamento. Una crianza sensible ayudará a un niño irritable en el control de sus emociones.
  • Si abrazas a tu bebé y le lees historias, favoreces el desarrollo y fortalecimiento de sus conexiones cerebrales.
  • No olvides lo importante que es para tu bebé divertirse contigo. Aprenderá de ti cada una de las respuestas que tenga a lo largo de su desarrollo.
  • Tu bebé tiene un poco de inseguridad ante lo que está más allá de su capacidad. Mantente cercana siempre para que se sienta seguro.
  • Tu pequeño usa frases “telegráficas”, sus oraciones son pequeños trozos de gramática. No tienes que sentarte a enseñarle la gramática correcta, él instintivamente entenderá mientras más hables y leas con él.
  • ¡Canta! Es una de las actividades que puedes hacer para que tu pequeño te preste atención, intente imitarte y desarrolle poco a poco su habilidad de comunicación.
  • Ofrécele artículos como cepillos, teléfonos, etc. Él imitará la forma en la que te ha visto utilizarlos y así descubrirá su propósito.
  • Anima a tu pequeño a que tenga su objeto especial con él la mayor parte del tiempo. Estos objetos sustituyen tu ausencia y le dan seguridad. 

 

Consulta a tu médico.