Una actividad ideal para favorecer la transición de movimientos y posturas: pasar de gatear a estar erguido. Además fomentará la exploración del espacio en una posición más elevada y desarrollará la capacidad visual, el vínculo y la autoestima de tu hijo.

Consulta a tu médico.