Los bebés alimentados con leche materna generalmente necesitan comer cada 1 a 3 horas. Mientras se puede desarrollar un patrón, no se debe forzar un horario en los bebés. Es importante vaciar las mamas con cierta regularidad para evitar que resulten congestionadas y dejen de producir leche.

Cinco pañales húmedos al día indicarán que tu bebé está recibiendo suficiente leche para beber. Sin importar si escoges la alimentación con leche materna o con fórmula, tu bebé no debe recibir leche entera de vaca hasta la edad de un año, dado que los bebés menores de 1 año tienen dificultad para digerirla, tampoco es recomendable dar a los bebés menores de 6 meses ningún alimento sólido, ya que no tienen la capacidad para procesarlo.

En cada nueva etapa del desarrollo cambian las necesidades nutricionales de tu bebé. Aprende a darle la nutrición que necesita para fomentar un crecimiento sano desde las primeras etapas.

Alimentación del recién nacido:

  • El bebé únicamente debe tomar leche materna.
  • Dale de comer a demanda, de acuerdo con las señales de hambre que de.
  • No lo obligues a acabarse seguir comiendo si ya está satisfecho.

Alimentación de los bebés:

  • Entre los 4 y los 6 meses, cuando tu bebé pueda sentarse con apoyo, mantener la cabeza erguida y muestre interés por la comida, comienza a darle alimentos semi-sólidos.
  • Dale un alimento nuevo cada tres a cinco días, y quédate atenta a los síntomas de la alergia, como erupciones, diarrea o vómito.
  • No le des jugo de fruta durante los primeros seis meses. Después, dale un máximo de entre cuatro y seis onzas de jugo 100% natural al día.
  • No agregues ni sal ni azúcar a los alimentos.
  • Aproximadamente a los ocho meses, dale alimentos que pueda tomar y comer solo. No te sorprendas de los batidillos, ten paciencia.
  • Nunca le des a un bebé pasas, nueces, palomitas de maíz o pequeños trozos duros de alimentos, porque se puede ahogar. Y recuerda que no debes darle miel a un bebé menor de un año.
  • Sigue dándole leche materna o fórmula. Las cantidades se reducirán conforme tu bebé consuma más alimentos sólidos.

Alimentación de un niño pequeño

Después del primer año, probablemente notes una disminución en el apetito de tu hijo. No te preocupes, su ritmo de crecimiento está disminuyendo, así que ya no requiere tantos alimentos.

A veces es necesario que los niños pequeños prueben los alimentos nuevos varias veces antes de aceptarlos. Si rechaza la comida, no te des por vencida ni te decepciones.

Los niños pequeños necesitan alrededor de 1,000 calorías al día. Recuerda que tu pequeño come porciones que corresponden con su tamaño, así que ofrécele tres comidas y tres refrigerios diarios.

Consulta a tu médico.