¿Necesito darle complementos vitamínicos a mi bebé?

Los bebés generalmente obtienen todos los nutrientes que necesitan de la leche materna. Si amamantas a tu bebé, la Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que le des un complemento de vitamina D, para apoyar el adecuado aprovechamiento de esta vitamina.

Además, los recién nacidos no están en contacto con el sol tanto tiempo como los adultos, así que no producen esta vitamina de forma natural. Si es prematuro y lo estás amamantando o si nació con bajo peso o tenía bajas reservas de hierro al nacer, probablemente necesite un complemento de este mineral. Pregúntale a tu doctor si es necesario un complemento.

Cuando tu bebé comience a caminar y se vuelva melindroso para comer, probablemente necesites preguntarle al doctor si le tienes que dar algún complemento vitamínico para asegurarte de que esté consumiendo todos los nutrientes que necesita.

Ahora que mi bebé ya cumplió un año, ¿ya puede comer de todo?

Aunque la mayoría de los pequeños pueden comer lo mismo que toda la familia, todavía hay algunas cosas que debes cuidar, por ejemplo, los alimentos con los que se puede ahogar. Pártele la comida en trozos pequeños para evitar que se ahogue. Asegúrate de que tu bebé esté sentado y supervisado en todo momento mientras come.

¿Qué son los prebióticos y de dónde los puede obtener mi bebé?

Son ingredientes alimenticios no digeribles que estimulan el crecimiento o la actividad de las bacterias benignas del sistema digestivo, en el cual se ubica el 70% del sistema inmunológico de tu bebé. Estas bacterias benignas combaten a las bacterias malignas, y así contribuyen a la salud del cuerpo de tu bebé, sobre todo porque esto le permite desarrollar sus propias defensas. Los prebióticos se encuentran en la leche materna.

Consulta a tu médico.