Cuando se presenta el parto prematuro, lo ideal es que la mamá sea llevada a un hospital adecuado para cuidar bebés prematuros y que el equipo médico se prepare para un nacimiento de alto riesgo.

 

Después de nacer, el bebé es llevado a una sala de recién nacidos.

Se le coloca en una caja transparente con calefacción, llamada incubadora, que controla la temperatura del aire. Las máquinas de monitoreo rastrean la respiración, la frecuencia cardíaca y el nivel de oxígeno en la sangre del bebé.

Los órganos de un bebé prematuro no están completamente desarrollados. El bebé necesita cuidados especiales en una sala de recién nacidos hasta que los órganos se hayan desarrollado lo suficiente para mantener bien al bebé.

 

El poder de tu toque.

Los bebés prematuros necesitan mucho contacto de piel a piel. Se ha demostrado que ayuda a regular la respiración, la temperatura corporal y el latido del corazón, todo esto apoya el desarrollo saludable del cerebro. Para darle una oportunidad, cualquiera de los padres puede sostener al bebé contra su pecho desnudo. A continuación, coloca una manta sobre la espalda de tu bebé y disfruta de la cercanía.

Consulta a tu médico