Si ésta es la primera vez que has oído hablar de alergia a la proteína de leche de vaca en los lactantes, es probable que tengas un montón de preguntas acerca de lo que esto significa para tu bebé, ahora y en el futuro.

Tu médico de cabecera es la mejor fuente de información, pero mientras llega la cita, aquí están las respuestas generales a las dudas más frecuentes acerca de la alergia a la proteína de leche de vaca en los lactantes.

¿Qué es la alergia a la proteína de leche de vaca?
Cuando un germen como un virus frío entra en el cuerpo de tu bebé, su sistema inmunológico libera químicos como las histaminas para combatirla. Esto es bueno porque mantiene sano a tu bebé, sin embargo, a veces el sistema inmunológico se pone un poco sobreprotector y hace que el cuerpo ataque las cosas que no son realmente malas para él, tales como la caseína y suero de leche, proteínas de la leche de vaca.

Una vez que el sistema inmunológico de tu bebé identifica las proteínas de leche de vaca como amenazas para la salud, va a querer luchar contra ellos cada vez que se consume un producto a base de leche como la fórmula infantil de rutina. Esto da lugar a reacciones alérgicas persistentes como los cólicos, urticaria, erupciones cutáneas y problemas respiratorios y digestivos.

Si bien puede ser molesto al escuchar que tu bebé no puede ingerir productos lácteos, hay una gran probabilidad de que esto no siempre será el caso. Más del 75% de los niños superan la alergia a la proteína de leche de vaca a los cinco años. Cuando llegue ese momento, debes introducir en la dieta de tu hijo los alimentos elaborados con leche de vaca bajo la supervisión de un profesional de la salud.
¿Cómo sería un lactante con alergia a la leche de vaca?
El tipo de reacciones y su gravedad varía de un bebé a otro dependiendo del grado de sensibilidad individual a la proteína de leche de vaca. La mayoría de los bebés reaccionan leve o moderadamente con cólicos, reflujo, diarrea, estreñimiento, gases, erupciones en la piel, tos crónica, goteo nasal y sibilancias, días después de haber ingerido proteína de la leche de vaca.

Los problemas graves tienden a ser más evidentes y pueden aparecer en minutos u horas después de la exposición a un alérgeno alimentario. Estos incluyen dificultad para respirar, sangrado rectal, urticaria o erupciones cutáneas y anafilaxia (dolor abdominal severo, respiración aguda, latido irregular del corazón y la presión arterial baja). Los bebés con alergia a la proteína de leche de vaca también pueden aparecer irritados o en dificultades a la hora de alimentarse, dormir mal o tener problemas para aumentar de peso.

¿Es fácil decir cuando un bebé tiene alergia a la proteína de leche de vaca?
No siempre. Es por eso que es importante consultar a tu médico. Las reacciones pueden variar en gran medida dependiendo de la sensibilidad de tu bebé. Los bebés con alergia a la proteína de leche de vaca pueden experimentar cólicos, reflujo y erupciones cutáneas, por otra parte, los bebés que son alérgicos a la proteína de la leche de vaca también pueden tener estos problemas. Los problemas son causados por alergia a la leche de vaca a menudo no aparecen hasta días después del consumo de un producto lácteo.
¿Cómo puedo saber si mi bebé tiene alergia a la leche de vaca?
Si tu médico sospecha que tu bebé tiene alergia a la proteína de leche de vaca, probablemente se tendrá que manejar la dieta de tu bebé mediante la eliminación ésta para ver si su comportamiento mejora. Puesto que la proteína de la leche de vaca se puede transmitir desde la leche materna, a las madres que amamantan se les puede pedir eliminar de sus dietas la leche o productos lácteos de dos a seis semanas. Mientras se conoce el diagnóstico, no deberás de dejar de amamantar porque recuerda que le estás proporcionando la mejor nutrición a tu bebé. 

Para los bebés alimentados con fórmula, se les puede recomendar un tratamiento dietético que consiste en cambiar a una fórmula hipoalergénica, lo que significa que ha sido especialmente diseñada para no causar reacciones alérgicas en los bebés con alergia a esta proteína. Las fórmulas hipoalergénicas incluyen fórmulas extensamente hidrolizadas y están basadas en aminoácidos.

Después que la proteína de la leche de vaca ha sido eliminada de la dieta de tu bebé, tu médico puede solicitar una prueba de provocación oral, que consiste en alimentar a tu bebé con una pequeña cantidad de un producto a base de leche y vigilar cuidadosamente cualquier signo de reacciones. Este proceso puede realizarse en el consultorio de tu médico o puede pedirte volver a introducir gradualmente la fórmula de leche de vaca en la dieta de rutina de tu bebé mientras observas cualquier cambio del comportamiento.

Recuerda que solamente debes introducir a tu bebé a los alimentos elaborados con leche de vaca, mientras está bajo la supervisión de un profesional de la salud.

En ocasiones, el médico puede solicitar un análisis de sangre o de la piel. Las pruebas cutáneas implican la exposición de una pequeña área del brazo de tu bebé cuando después de regresar a la proteína de leche de vaca y luego pinchar suavemente la piel para que el líquido se absorba. Si tu bebé es alérgico, el sitio se vuelve rojo o se hincha en unos 20 minutos, mientras que estás en la oficina del doctor. El análisis de sangre, se envía a un laboratorio para medir la cantidad de anticuerpos que reaccionan con proteínas de la leche de vaca. Lamentablemente, ni una prueba de la piel, ni una prueba de sangre es completamente exacta en la detección de este mal.

Consulta a tu médico.