Durante el embarazo es importante que te alimentes sanamente, porque de eso depende el desarrollo de tu bebé. Todos los bloques de crecimiento para tu bebé se entregan a través de los alimentos y nutrientes que ingieres.

Es probable que obtengas consejos de tu médico o familiares sobre una dieta balanceada complementada con vitaminas durante el embarazo. Consulta a tu médico antes de tomar cualquier suplemento durante esta etapa.
A continuación te mostramos algunos nutrientes esenciales para un mejor desarrollo de tu bebé en el útero.

DHA

El ácido docosahexaenoico o DHA es un ácido graso omega-3 fundamental para el desarrollo del cerebro del bebé. De hecho, es la principal grasa estructural en el cerebro.
Aún no se han establecido las recomendaciones oficiales para la toma diaria de DHA, pero algunos grupos de expertos opinan que se deben ingerir 200 a 300 mg al día para las mujeres embarazadas y lactantes.

Puedes encontrarlos en pescados grasos de agua fría como el salmón, el atún rojo, bacalao negro, la sardina, el arenque y mariscos; sin embargo, son generalmente los peces más pequeños como el atún claro enlatado, el bagre, el camarón, el salmón y el abadejo los que contienen más DHA. El atún claro en trozo tiene hasta tres veces menos mercurio que el atún blanco. 

Las mujeres embarazadas o que están intentando embarazarse deben evitar consumir tiburón, el pez espada y caballa.
El DHA es un nutriente clave para el desarrollo del cerebro en el útero, especialmente en los primeros seis meses de vida. También es necesario para el desarrollo normal de la visión.

Calcio 

El calcio fortalece los huesos, eso es lo que le está haciendo a tu bebé todos los días. Cuando el pequeño no puede obtener suficiente calcio, va a tomar el calcio de tus huesos, y esto no es bueno para ti.
Necesitas de 1,000 a 1,300 mg de calcio al día, todo depende de tu edad.

Puedes encontrarlo en productos lácteos, como la leche, yogurt o quesos frescos. El calcio también juega un papel importante en el sistema nervioso, circulatorio y en los músculos.

Hierro

Es importante consumir suficiente hierro en la dieta durante el embarazo; ya que tu bebé lo necesita para suministrarse de sangre. La dosis recomendada es de 27 mg al día. Puedes encontrarlo en carnes rojas y aves de corral, pescado, espinaca, frutas secas y nueces. Además del desarrollo muscular, el hierro es necesario para la producción de globulos rojos, que juegan un papel clave en el desarrollo del cerebro.

Ácido fólico

Ayuda a prevenir defectos del cerebro y columna vertebral en tu bebé, además de protegerte contra accidentes cardiovasculares y cáncer.
Los expertos recomiendan un ingesta de 600 a 800 mcg al día. Lo ideal es comenzar por lo menos un mes antes de la concepción del embarazo, porque la columna vertebral y el cerebro comienzan a desarrollarse durante las primeras semanas de embarazo.

Puedes encontrarlo en cereales, panes fortificados, vegetales de hoja verde, frutas cítricas, manís y frijoles secos.  
Un estudio demostró que el 50% de los defectos del tubo neural se pueden evitar si las mujeres consumen un sumplemento que contenga ácido fólico antes y durante las primeras semanas de embarazo. No consumirlo puede ocasionar un parto prematuro o bajo peso en el pequeño.

Proteína  

Muchas personas afirman sentirse mejor y con más energía cuando tienen suficientes proteínas en su dieta, tu bebé en crecimiento también necesita la energía que proporcionan.
Algunas buenas fuentes son la carne magra y aves de corral, pescado, huevos, frejoles, mantequilla de maní y productos lácteos (lo mejor es optar por las variedades bajas en grasa).

Los profesionales de la salud indican que necesitas ingerir 71 gramos al día, especialmente durante el segundo y tercer trimestre del embarazo debido a que las proteínas estimulan el crecimiento de tu bebé.

Consulta a tu médico.